dijous, 12 de maig de 2011

El ojo de la aguja

El sol cae a plomo sobre la espalda de Abdul pero aquí nadie suda. No se oye nada, no huele a nada. Me distraigo amontonando guijarros a la sombra de una acacia.
Al cabo de un rato aparece una caravana de 4x4 de esas que van a toda leche. Se dirigen a las dunas. Pasan de una a otra como si fueran montañas rusas rompiendo las aristas. Parece que los hayan soltado del manicomio o de la cárcel o del santiagobernabeu.


Si me sintiera libre de culpa les tiraría la primera piedra o les obligaría a pasar por el ojo de una aguja.

Al atardecer fotografío dromedarios.




16 comentaris:

nomesploraria ha dit...

Siento decir que todos los comentarios en esta entrada se han borrado misteriosamente.

nomesploraria ha dit...

He recuperado los de la señora Flower. Los vuelvo a subir.

flower ha dit...

Esto de "El ojo de la aguja", ¿es una frase disfónica o cacofónica?

Qué duda, madre!

Mua,

PD: Yo también les tiraría piedras, mejor dicho, me liaría a pedradas, que duele más.

flower ha dit...

¡¡¡PLIÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑÑ!!! Joder!

nomesploraria ha dit...

Sobre todo este último merecía la pena que no se perdiera en el ignoto e inmensurable ciberespacio. Señora.

siqui ha dit...

La próxima vez que se cruce con un grupo de energúmenos puede tirar las piedras que quiera sin preocuparse por lo de la culpa. Yo lo absuelvo y le doy mi autorización.

flower ha dit...

¡Mol be!

No estoy tan mal como suponía, es un alivio, ¡ay!

liuva ha dit...

Cuando los dromedarios van marchando...

http://www.youtube.com/watch?v=jm6ktYq0Yxk&feature=fvwrel

Angeles ha dit...

¿No se le ocurriría, (En su comprensible desesperación por culpa de los capullos de los 4x4) tirarles guijarros a los dromedarios?

Es que el ultimo dromedario de la imagen, parece que va corriendo como perseguido por el demonio, o por un guijarro.

Y no me diga:
-¡Señora! Quien se ha pensado que soy- que ya conozco de sobra su obsceno comportamiento con focas y ballenas.

liuva ha dit...

Yo creo que lo más difícil es llevar a un camello y/o dromedario (chepa más chepa menos) a un pajar para encontrar una aguja. Y una vez hallada ella, que el camello y/o dromedario pase por el ojo de la aguja es cuestión de empujar. Enhebrar camellos y/o dromedarios no vamos a decir que sea una tarea fácil, eso es cierto, pero se puede aprender ello. Los ricos son muy listos y aprenden enseguida. No así los camellos y/o dromedarios a los que cuesta entender el concepto de la enhebración. En el Reino de los Cielo debe ser difícil enhebrar camellos porque como no hay gravedad…

Resumiendo, porque me estoy liando. A ver qué es lo más difícil:
1. Encontrar un camello y/o dromedario en un pajar
2. Enhebrar una aguja en el reino de los cielos
3. Que los ricos entren por el ojo de un camello y/o dromedario
4. Encontrar un pajar en un costurero
5. Que los camellos y/o dromedarios dejen en paz a las agujas y/o viceversa
6. Qué vida más dura ésta.

la desanchá ha dit...

Yo creo que lo más difícil es enhebrar una aguja en el reino de los cielos, más que nada porque lo difícil es encontrar una aguja allí, que todo es puro y bueno y no existe la malicia ni la tentación, así que no nos hace ninguna falta la ropa -como en el Paraíso Terrenal antes del incidente de la manzana- , y por ende no hay agujas, ni hilos, ni tijeras, ni costureros.

Caruano ha dit...

Veo que saben ustedes bastante de camellos y de reinos de los cielos, pero les aseguro que de agujas, yo podría explicarles algunas cosas. Pero para qué, si todo viene manufacturado desde China. Mejor les dejo una foto de mis agujas

Anònim ha dit...

Aaayyyyy.........

liuva ha dit...

Sus agujas chinescas, señor Caruano, no son aptas para introducir camellos por ellas. Más bien son instrumentos diabólicos para practicar la acupuntura perruna. Yo tengo un amigo chino, del chino de debajo de la oficina, que en sus horas libres hace de doctor Li y te mete unos acupunturazos que dejas de fumar en un cuarto de hora. Yo no lo he probado porque no quiero perder a un amigo que, además, me consigue mesa cuando todo está petao (qué palabra más bonita, oiga). Sus agujas harían feliz a mi amigo Li, sobre todo esas que parecen bañadas en óxido. También las emplea, a veces, para coser el pato laqueado.

En otro orden de cosas, celebro que la señora Desanchá se vea ya en el reino de los cielos en pelotas y con una manzana en la boca. Por cierto, en cuál de los dos grupos respecto a lo que hizo Adán con la manzana está usted, entre los infralapsarios o entre los supralapsarios.

El señor Plo ha vuelto a las andadas y se ha ido de focas al desierto bereber. Estoy segura que mi amigo Li haría un estupendo trabajo con las agujas chinescas del señor Caruano y el señor Plo dejaría la bollería industrial en un amén. Señores.

la desanchá ha dit...

¡Eso lo será usted!. Señora.

Angeles ha dit...

Hace ya muchos días que tiene a los pobres dromedarios sueltos, solos y desatendidos en el blog, que los pobres no paran de barritar; el muchacho de la bici va a pillar una insolación, ahí con todo el solazo y los 4x4 campando a sus anchas. Siento tener que decírselo, pero esto es una vergüenza, y porque no conozco ninguna protectora de dromedarios, que si no.....