dilluns, 1 de juny de 2009

almóndigas del Ikea y poco más


Ya no cocino pero hace unos años sí lo hacía. Aprendí de mi padre y de los libros. Cocinaba siempre: en casa para mi familia y también para amigos y conocidos. En ocasiones, montaba jornadas de comilonas que empezaban el sábado por la mañana en el mercado desayunando en un bar mientras decidíamos el menú de la cena, el resto del día era una fiesta en los fogones.
Intentaba emular los guisos de cocineros que admiraba, daba la vara a mis amigos para que me trajeran libros cuando iban de viaje. Me gustaba aprender técnicas raras y siempre me arriesgaba con recetas nuevas sin haberlas intentado antes. Iba a restaurantes cuando me lo podía permitir y era capaz de desviarme unos cientos de kilómetros de mi ruta para poder comer en el Rincón de Pepe de Murcia. En 1979, con diecinueve años, di la vuelta a la península Ibérica con la guía michelín en el bolsillo, durmiendo en campings o en la playa al raso. Engordé seis kilos aquel verano. En Lisboa me robaron la mochila y me quedé con lo puesto.
Un otoño, mi familia me convenció para que me presentara a un concurso en el Mercado de la Boquería de Barcelona. Era un concurso de cocina con setas y preparé unos raviolis rellenos de “trompetes de la mort” y butifarra negra salteada con jengibre y salvia.

El único ingrediente imprescindible en la cocina es la ilusión y yo la perdí, no sé muy bien porqué.
Ahora aprecio más las cosas sencillas: los tomates en verano, esos tomates que parece que ya no existen con su increíble sabor y olor –Ah, el olor de los tomates en verano–; el aceite de oliva arbequina que hacen en Riudecanyes; unos huevos muy frescos, aunque si los dejo unos días en una caja de pórex junto a una trufa de invierno, la cáscara de huevo absorbe el aroma de las trufas y salen unos huevos fritos para morirse; las sopas de pan, ajo y pimentón tan simples, aunque si cuando la sopa está lista, apagas el fuego, le añades cuatro almejas gallegas grandes y tapas hasta que se abran, ¡madre de dios del empeine!
Ya no cocino, sólo como madalenas, almóndigas del Ikea y poco más.


En la fotografía, el mejor romesco de mundo, aunque Antídoto Esencial piense lo contrario, jajaja, qué inocente.
La ilustración la hizo mi amiga Eva. Se puede ver como soy en realidad, la verdadera esencia de mi ser.
Post dedicado al Futuro Bloguero por razones obvias.


66 comentaris:

Anònim ha dit...

No se dice almóndigas, se dice albóndigas, caracruasán.

nomesploraria ha dit...

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS, es usted el josemaría pemán del los blogs. Qué haría yo sin usía.

...antidoto esencial ha dit...

Mentira podrida, calumnia mordaz.
Mi romescu es el mejor, y es bien sabido allende los mares y los blogs.

(Albóndigo Anònim:
no, no, almóndigas es más chic, dondevaustézaparar).

nomesploraria ha dit...

Bah! seguro que su romesco sabe a gazpacho de pote, o peor, lo compra embotellado "Feliu Badaló" y lo hace pasar por suyo.

nomesploraria ha dit...

Aunque si me invita a unos langostinos y lo prepara para mí, igual cambio de opinión, usted misma.

...antidoto esencial ha dit...

Chantaje.

la desanchá ha dit...

Qué cosas, en Barquisimeto también le robaron y se quedó con lo puesto.

la desanchá ha dit...

Sepa usted que el Rincón de Pepe ya no es lo que era.

la desanchá ha dit...

Y si no nos dice en qué puesto quedó en el concurso de las setas, será porque quedó de los últimos.

la jardinera ha dit...

¡Qué ternura en este post...! Pareces otro...

Yo preparo una alBondigas de la muerte, ¿las prefieres con salsa almendra o con tomate?
Tú traes el vino...

Y hablamos de los improperios. Mua,

Goathemala ha dit...

¿Las famosas almóndigas Krislanderson que vienen con manual de guiso y destornillador?

Me gustan y comparto lo del tomate y el aceite de oliva que a a mí me lo traen turbio de primera extracción en frío (para eso soy de Jaén). Lo de las trufas me has dejado picado, debo intentarlo alguna vez.

Un abrazo.

nomesploraria ha dit...

Desanchá:
No, quedé el 49 de 50.
Lo del Rincón de Pepe ya lo sabía, una pena.

Jardinera
La alMóndigas me basta con que las prepares tú.E improperiamos, sí.

nomesploraria ha dit...

Goathemala
La cáscara de huevo absorbe los aromas. Por eso hay que ir con cuidado donde se meten porque también absorben los malos. La idea no es mía, es de uno que lo hace con trufa blanca de Piemonte que es incomprable por cara carísima.
Tenemos los mejores aceites, sí. Yo estoy acostumbrado a los de aquí.

nomesploraria ha dit...

Bueno, mentira, me dieron el primer premio, ya está, ya lo he dicho.

frikosal ha dit...

Vd está sembrao y en cualquier campo que ejerza va a triunfar. Pero es una lástima no haberle conocido en su etapa anterior.

Goathemala ha dit...

Una suerte lo del aceite de nuestra tierra.

Algún día haré lo del huevo, mezcla de sencillez y refinamiento.

Los tomates no saben porque alteramos su ciclo natural. El ejemplo más alarmante es con la fruta. Lo insólito es que una fruta sepa a fruta y no a cartón húmedo. Si la fruta supiera a lo que debe no harían faltas campañas ministeriales para ingerir cinco piezas diarias. Se vendería sola. Algún día alguien debiera pagar por esto.

El futuro bloguero ha dit...

GRACIAS GRACIAS GRACIAS... estoy de acuerdo con tu post, siempre hace falta mucha ilusión para cocinar, y es un ingrediente imprescindible para obtener buenos resultados en la cocina.

Probablemente, haga falta ese mismo ingrediente para hacer fotos, para pintar, para declamar poesía, o para componer una canción.

En cuanto al romescu, tiene una pinta estupenda, yo lo disfrutaría con unos buenos calçots, o una langostinada, aunque tampoco desdeñaría una competición con antidoto esencial, en la que juzgaría de modo imparcial ambas preparaciones...

Anònim ha dit...

y la receta del romescu ¿no la podrían poner aquí? por favor

bàrbara ha dit...

con semejantes tomates, aceites y huevos quién necesita ilusión para cocinar! ;)

Le Mosquito ha dit...

Y yo que pienso que no se trata de José maría, sino de María José Pemán.
Y, por sierto. Tamién se dise almóndigas.

Belén Cofiño ha dit...

lo importante es el poco más, según mi punto de vista

Arcángel Mirón ha dit...

Leo "aceite de oliva" y babeo.

¿Oís cómo chisporrotea el teclado?

el objeto a ha dit...

lo que tú llamas no cocinar -esos detalles estratégicos al colocar los huevos en la nevera, la picardía de las tres almejas gallegas fuera de tiempo, el detalle del pimentón y no perdonar el buen aceite de oliva- para muchos es fashion-cuisine de vanguardia,

a los sibaritas de la comida como tú, hacer un desayuno con amor equivale a un curso de cocina coreana para mi,

y no se engañe, las almóndigas, incluso las de ikea, son sólo para entendidos

a doppo con unos palillos!

el objeto a ha dit...

ah!
se me olvió decir que vuestros romescus, al lado del mojo picón de mi familia canaria, no es ná!

voleu fem un concurs i lo merendamos?

Anònim ha dit...

Y la receta del mojo picón ¿la podrían poner también?

la desanchá ha dit...

¿vienen o no vienen esas recetas?

Nmp ha dit...

No, no vienen q estoy en Barquisimeto arreglando unos asuntos familiares. Además mis recetas son mías mías y solamente mías y esto está lleno de envidiosos y emvidiosas y envidioses. En laciémaga tengo poca cobertura. Adiós

Nmp ha dit...

Ciénaga, leches. Jo con la calor q sudo tanto q los calzoncillos se me han encogido dos tallas y los mosquitos me estan dejando la calva aboñigada. Adios

Anònim ha dit...

Lo mejor pa la calor es no moverse.

la desanchá ha dit...

¿En Barquisimeto arreglando asuntos familiares?
¿Va usted a reconocer a los mellissos tulicrém?
¿Pedirá su custodia?

iliamehoy ha dit...

Pues a mi, lo que me hace ilusión, es que cocinen para mi.... soy de un agradecida que llena de emoción y autoestima a quien lo ha preparado.
Eso si, lo de los güevos, en cuanto cobre del paro, lo intento.
Una sonrisa en aceite de oliva...

zbelnu ha dit...

Boníssim el post, les teves receptes i encara més l'autoretrat de xef postmodern

María ha dit...

Tienes razón, lo peor que hay en esta vida es perder la ilusión, sólo te dejo que sea por la cocina, auenque espero que regrese.
Por lo que cuentas debías ser bueno.
Dices que no sabes como se te fue...Se me ocurre que a lo mejor tu "subconsciente", te ha jugado una mala pasada y te han atacado los recuerdos de esa comunión tuya tan surealista que tuviste...escarceos amorosos de un cura, hijos bastardos...por Dios, no me extraña el impacto tuvo que ser brutal...
Y si piensas un poco, tiene relación ¿Que se hace en las comuniones, como en todas las reuniones familiares?...comer, comer y seguir comiendo, charlas...a alguien se le va la pinza discute y todos para casa hasta la siguiente velada...
Bueno, después de este psicoanálisis froidiano, espero que enseguida vuelvas a los fogones...
Un beso.

Anònim ha dit...

En mala hora me perdí entre los meandros del Cubugón cegado por mi estulticia. Divisé el Páramo del Almorzadero donde al río Arauca lo llaman Chitagá y quise trepar la Sierra Nevada de Chita. Pero no va a poder ser. Estoy perdido en el Cobugón, me picó el mosquito de la ciénaga y quedé varado por las fiebres entre caimanes y cachicamos. Cuando abro los ojos veo peces y amebas y paramecios.
Y todo por su culpa y su maldad (de ella).
Me estoy quedando sin batería. Ay.

Francisca de Voisín. ha dit...

Pues si se queda usted sin batería, toque la guitarra, hombre de dios. O lave el coche.

Anònim ha dit...

Mi coche se lava cuando llueve.
La guitarra me parece bien pero en la siénaga no encuentro ninguna. Veo peces, amebas y paramecios.

Francoise Voisin ha dit...

Ya estas volviendo a casa a fregar los platos, Paca.
Y usted, señor ¿No será el dueño de un vehiculo con matrícula AB mal estacionado?
¿Me deja que se lo lave?

Francoise Voisín. ha dit...

Eso es lo mismo que opino, señor mío. La guitarra es para necios, como usted bien dice. Donde esté una buena batería.

Anònim ha dit...

Me quedé sin batería y sin tambor, efectivamente.
Esa Paca me parece que va un poco suelta. Qué raro es todo.

Anònim ha dit...

Acabo de recordar que no tengo coche.

Francoise Voisin. ha dit...

Acabo de recordar que soy moza... ¡y viuda!

Voy a poner una vela a la Santa Garoña, do encuentran mozo do otras no han milagros ni de coña.

la desanchá ha dit...

Pero hombre, cómo se le ocurre a usted irse para allá, si ya había quedado claro que es una suripanta.
Lo ve? ahora anda perdido por la ciénaga y ella se estará carcajeando en su infinita maldad y suripancia.

Eva ha dit...

Ay que hambre, pero sr Ploraría a mi me sorprende usted cada día mas, vale igual para un roto que para un descosido, que hace desperdiciando su talento en huevos trufados cuando puede cocinar tan requetebien? hay cosas que no entiendo.

Saludos.

Francoise Voisin ha dit...

¿Tiene usted coche, doña Desanchada?

la desanchá ha dit...

Pues no, no tengo coche, doña Francisca. Se va a quedar usted con las ganas de lavármelo. Se siente. O no. Ya veremos.

Anònim ha dit...

que no me llames buena mujer
que soy mala
maaaaaaala
maaliiiiiiiiiiísima
uh!

Anònim ha dit...

a mí no me asustan sus essabruptos. Ya sé que es usted mala remala y la peor, buena mujer.

Francoise Voisin ha dit...

Acabo de encontrar una ganga en el desguace, doña Desanchada. Un lote de tres coches por quinientas pesetas de las de antes. Si el señor monigotero y usted tuviesen a bien asociarse con éste humilde poeta, cada cual tendríamos nuestro coche para lavar ¡qué ilusión!
Seguro que no dirán que no.

señor monigotero ha dit...

Doña Francisca. Ya le he dicho por activa y por descosida que YO JAMÁS LAVO MI COCHE. Aunque una ganga como esa quizás seria interesante que doña Desanchada y yo estudiásemos con cierta atención. O no.

la desanchá ha dit...

¿Tienen ustedes cambio de 500 ptas? Yo es que no llevo suelto.

odette farrell ha dit...

Tu post me abrió el apetito y las ganas de cocinar :)))
La verdad la Cocina Española es un deleite, pero me provocó hacer algo de mi país. Has oído hablar de la "Cochinita Pibil" es simplemente un lechón al horno pero el chiste es que se deja marinando en jugo de naranja mezcaldo con ajo y achiote (un condimento muy mexicano) y la verdad sea dicha. Es uno de los platillos más exquisitos que hay... ya está el cerdo en el frigorífico marinandose :)
Oye y qué onda con Portugal y los robos, al final del año pasado cuando tuve el privilegio de conoceros, terminé con toda mi familia en Portugal y también nos robaron!!! Cristalazo al auto y nos despojaron con la mochila, lo cual fue un embrollo terrible por los documentos que traíamos ahí. Esas pérdidas te dejan con muy mal sabor de boca, y si le agregas que la Cocina Portuguesa me desilusionó en serio, sobretodo después que mi familia Gallega nos consintió con sus platos exquisitos, pues... creo que en mucho tiempo no volveré a Portugal :(
Qué buen tip el de los huevos con trufas.
Espero volverte a ver muy pronto Nomes!!!!

Urbano el Humano ha dit...

La cocina, si se hace con amor y plena consciencia, también puede ser una fuente de conocimiento y una herramienta de crecimiento espiritual no exenta de placeres y cosas de esta índole.

Les invito a todos que pasen por mi humilde blog, un espacio para el sosiego y la meditación en medio de un mundo que nos agrede.

Urbano el Humano

MK ha dit...

Nen , yo quiero probar esos huevos fritos perfumados con trufa..

Le Mosquito ha dit...

Parece que don Urbano te ofrece con una mano el cambio que pides, Desanchá.
Si Només no quiere apuntarse a lo del coche, me lo pido.
Me haría tanta ilusión el poder presumir de lavado ante mis vecinos.

Francoise Voisin ha dit...

Esto es el acabose. Y ahora viene ese mariconazo rubio y anoréxico a querer enseñarnos a los españoles lo que es comer. Que se nos está llenando el país de moros y de chinos. Por dios santo.
Voy a lavar el coche, y luego, me voy a misa, y luego, a apalear inmigrantes.

Anònim ha dit...

Don Alberto Ploraría, fecundo poeta y fotógrafo amén de otos quehaceres. Su obra múltiple que abarca tantos géneros y ha marcado una huella imborrable en nuestros corazones. Hombre de vida tan rica en acontecimientos, triunfos y amores, pudiéndose decir que es verdadero prototipo de hidalgo del nuevo siglo, amoroso, leal en el fondo, constante hasta la muerte, hasta más allá de la locura de sus amadas. Con esa vastedad en la pasión amorosa que caracteriza su vida y que consta en el anecdotario público y que no ha tratado de celar demasiado. Ploraría ha creado un mundo lleno de poesía manifiesta, impregnada de su amplia experiencia de la vida, vibrante de amor y de celos.
Dicho queda.

la desanchá ha dit...

¿Eso es un obituario?
¿Se ha cargado el rubio a don Alberto?
¡Ay, qué tristeza!

Anònim ha dit...

El obituario parece un prólogo de "Peribáñez y el comendador de Ocaña".
¿Se habrá cargado Légolas al Ploraría? ¿Dónde se ha metido? ¿Por qué no dice ni mu? Qué fuerte.

Menda ha dit...

Jjajajjajaa, me he partido la albóndiga en dos leyendo este blog!!!!!!!!!!!

El futuro bloguero ha dit...

Vengo de vuelta tras unas ausencias, y veo que por aquí siguen las trifulcas y los alter egos jugando y jugando.

Qué bueno.

Abrazo

Lokita ha dit...

Ahora entiendo muchas cosas, Només y Futblo, por eso cocino de pena (bueno, no lo he intentado, pero seguro que lo haría de pena),
y es que he mirado en las especias de mi cocina y no tengo ese bote de ilusión :(
se compra en el Ikea??
Me han contado de buena tinta, que las albóndigas de allí, son las bolitas que se escapan de la piscina de la ludoteca de los niños, todas resudaditas y con caldito de pies de los susodichos, mientras sus papas intentan localizar, dentro del laberinto, la salida de la tienda para ir a recogerlos (sin tiempo a comprar nada, of course)
Cuando vuelva de la ciénaga esa, como el Shrek, a ver si se marca una de huevos de eso para que podamos ratificarlo, hombrepor dios, que es usted un egoista!

Anònim ha dit...

Hablando de comida...
¡Tomémonos los Hunos a las Otras!
¡Ven a comulgar, tú y el rubio que me copia el peinado!
Para hacer bien el amor hay que venir con Raella... Ñam.

Alter Hadas ha dit...

Estoy en paro.
Como poco.
Tengo hambre.
Y veo cosas...

la desanchá ha dit...

A ver si va encontrando la salida de la ciénaga, que se va a quedar tó arrugaíco.


Y no se engañe, los calzoncillos no le han encongido dos tallas por la humedad, usted ha aumentado esas dos tallas a base de madalenas y cruasanes. Ahora tendrá ocasión de recuperar ese tipazo que dios le dío ayunando en la ciénaga, que allí no habrá bollería industrial.

Le Mosquito ha dit...

Hasta pronto, Albert.
Ya sabes que tienes una pequeña cama y una ración de almóndigas esperándote do naufragan los sueños.

Abrazos.

LOLA GRACIA ha dit...

pUES MI marido si hace magdalenas...puntualmente cada lunes por la noche. Dice que le quita el estrés...y están buenísimas, con harina integral y dos chocolates.