diumenge, 20 de desembre de 2009

La presentación del miércoles

El miércoles pasado estaba solo en un hotel madrileño. Me tenía que levantar muy pronto para una presentación con un cliente de los buenos y no podía dormir. Estaba nervioso, había olvidado el libro de Paolo Cuello en el ave y por eso me puse con mi portátil a mirar superperas.com. Un amigo murciano me la había recomendado por la calidad artística de sus fotos y por sus amenos e instructivos artículos. Y yo, con ojos inocentes me puse a curiosear la susodicha web tan contento. Al cabo de un rato bajé la tapa del portátil, lo dejé cargando para el día siguiente y me quedé dormido y relajado como un peluche.
A las nueve en punto de la mañana la sala de juntas ya estaba llena: el señor Villegas –el dueño– al que todos llamaban Sr Cio; el hermano del Sr. Villegas al que todos llamaban chairmann; unos tipos con traje de Emidio Tuchi a los que llamaban product managers y que son los encargados de sugerir las peoras a mis proyectos y Mamen, a la que todos llamaban Mamen excepto el Sr Villegas que la llamaba Mimi (con acento en la primera i).

Me jugaba mucho porque que unos años antes, yo trabajaba en una agencia de publicidad de las grandes y fuimos a esta misma empresa a hacer una presentación. En el ascensor, mientras subíamos, el olor a caca era insoportable. Nos miramos las suelas de los zapatos (éramos tres) y nada. Sólo al entrar en la sala de reuniones me di cuenta que mi enorme carpeta había ensartado una mierda de perro.

Y claro, esta vez no quería quedar mal. Mientras balbuceaba unos saludos y atendía las presentaciones, enchufé el portátil al proyector para que pudieran ver mi trabajo en una pantalla grande.
Entonces el mundo se hundió: lo que apareció en la pantalla fue la señora de superperas.com en tamaño cinemascope y en compañía de un enorme señor cubano o senegalés, no sé, y yo sólo quiero que me dejen morir tranquilo y marcharme a Barquisimeto para siempre jamás.





·

23 comentaris:

treehugger ha dit...

Ay, ay... que esta muy mal reirse de la desdicha de los demas. Ho, ho... ay, que me meo...

nomesploraria ha dit...

Es usted un desalmado que no tiene caridad ninguna.

treehugger ha dit...

En mi empresa despacharon a un director de marqueting por algo parecido. Estaba reunido todo el 'staff' en la sala de reuniones y el susodicho director metió su pendrive en el portátil del director y salió autoejecutada, proyectada en cinemascope, una pedazo de película... Melones jugosos, bananas ardientes, almejas entreabiertas, la maquina de coser que no paraba, vaya bordado mas fino. Por delante, por detrás... miren ese par de sandías como se mueven! brrr...

Bueno, bueno, pero usted no se preocupe només. Usted es un 'creativo' un 'artista'. Sin excentricidades, un artista pierde caché. Además, seguro que para el Sr. Villegas se forjo un mito, picarón... ahora tendrá que ir pensando en algo mas fuerte para su próxima reunión en Madrid... es lo que tiene la 'buena' reputación, hay que mantenerla 'in crescendo'

Groucho ha dit...

NO PUEDE SER VERDAD...
NO DUDO DE VD. PERO NO PUEDE SER VERDAD.
JAJAJA
ADEMAS EN BARQUISIMETO HOY ES PRIMAVERA.

nomesploraria ha dit...

En Barquisimeto siempre es primavera.
Sí puede ser verdad.

nomesploraria ha dit...

Sr TreeH
Los artistas podemos ir paseando cacas de perro en las reuniones con los clientes, sí. Pero yo me quiero morir ahora mismo fulminado por una rayo divino.

nomesploraria ha dit...

¡La maquina de coser que no paraba! Gensanta!

Groucho ha dit...

¿y como se le queda la cara a uno?
Si en Barquisimeto siempre es primavera, me voy a Venezuela, estoy pasando mucho frio.

la desanchá ha dit...

Qué incongruencia, si se muere usted tranquilo cómo se va a marchar a Barquisimeto? Será al revés, buen hombre. Esto da una idea de su desasosiego tras tan desafortunado lance.

Vaya, vaya usted a Barquisimeto a que lo consuele la Gladys. Allí podrá emprender una nueva carrera.

frikosal ha dit...

Esta es justmente una de mis peores pesadillas, quiero decir que yo el superperas no lo miro pero si lo hiciera..

igniszz ha dit...

Siempre acabo picando. Parecia sincero al principio del relato, pero no me creo que quepan unas peras jugosas en una máquina tan estrecha.

India Ning ha dit...

Esto le pasa a usted por guarro e indecoroso, y seguro que dejó la pantalla salpicada de marranadas viscosas. Castigo divino fue el sucedido. Amén.

Onán el Bárbaro ha dit...

Superperas.com es una web muy buena. Yo la miro cada día tres veces.

Porca Miseria ha dit...

Venga... no seamos palurdos. Tras visitar a las chicas del pecado quién no elimina las cookies, temporales, historial, formularios y claves de las opciones de Internet ¡¡como si eso fuera el perdón de nuestros pecados!!

frikosal ha dit...

Un amigo fotógrafo en cierta ocasión, por error, mandó unas fotos del superperas en lugar de sus habituales herrerillos, pero además era material de poca calidad. Esto último si lo considero punible, pero por lo demás yo creo que quien más quien menos alguna vez habrá pecado como nuestro padre Onan, pido indulgencia y perdón para todos los pecadores, amén.

MartinAngelair ha dit...

Buenos días Alberte,...


...y sí, que nos dejen morir tranquilos.





Un beso para una señora.

Nootka ha dit...

cubano o senegales? y por qué no de Togo?

Glauca María ha dit...

No se... pero a mi lo de Barquisimento no me termina de cuadrar... no se...

la jardinera ha dit...

Pooooobre Nomes...!!!

treehugger ha dit...

Si los diseños para el Sr Villejas tienen solo la mitad de la calidad que el cartel para el 'plan B' tiene usted cuerda para rato. Aunque quiera verse fulminado por un rayo.

Montarto ha dit...

Entrañable,sí señor. Es...como lo diría yo...un efecto travieso de la entropía.

la desanchá ha dit...

Sr. Només:

A- ¿Se ha ido usted a Barquisimeto a morir tranquilo?

B- ¿Lo enorme qué era, el señor senegalés o cubano, o lo que tenía el señor senegalés o cubano?

C- ¿Qué cenará el perro esta Nochebuena? ¿Y la tieta?

Joselez ha dit...

Ay... qué yo he llegado aquí nosécómo... y me encuentro leyendo una historia cuandepronto...¡hala, a llorar de la risa...! (lo siento)

Y no puedo añadir más, es que no veo...