dilluns, 7 de març de 2011

Están aquí y nos vigilan


Gracias a los teléfonos móviles con cámara, los testimonios irrefutables se están multiplicando por tres o por cuatro.

P. D. (1) Señora Liuva: mire lo que pudo haber sido y no fue.
P. D. (2) El Enano Gimbli cada día me parece más idiota.
P. D. (3) El médico me ha quitado la bollería industrial.