divendres, 27 de març de 2009

Bellis y clivia




Tenía ganas de hacer un sortilegio para ahuyentar la fealdad, la necedad que tantas veces nos rodea. No creo en cábalas ni conjuros pero ahí va una pascueta (Bellis perennis) y un macro muy macro de una clivia de jardín. Las dos fotos no son recientes.

Espero que os gusten. Feliz primavera a todos.
Me voy a merendar.

·

dimarts, 24 de març de 2009

Por una pisada, un mundo


I

Por una pisada, un mundo;
por un zapatazo, un cielo;
por un calcetín... ¡yo no sé
qué te daría por un calcetín.

II

¿A qué olía? Dices mientras clavas
en tu pupila mi calcetín azul.
¿A qué olía? ¿Y tú me lo preguntas?
Olía... a poesía no precisamente, tú.

Gioza Ocata (1567-1542)

·

dissabte, 21 de març de 2009

ALLEGRO MA NON TROPPO


Estoy intentando dejar las magdalenas y no puedo. Diossanto, creo que necesito ayuda.

LAS LEYES FUNDAMENTALES DE LA ESTUPIDEZ HUMANA

1. La Primera Ley Fundamental:
"Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo".

2. La Segunda Ley Fundamental:
"La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona".

3. La Tercera Ley Fundamental:
"Una persona estúpida es una persona que causa daño a otra o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí, o incluso obteniendo un perjuicio".

4. La Cuarta Ley Fundamental:
"Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas. Los no estúpidos, en especial, olvidan constantemente que en cualquier momento y lugar, y en cualquier circunstancia tratar y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error".

5. La Quinta Ley Fundamental:
"La persona estúpida es el tipo de persona más peligroso que existe. El estúpido es más peligroso que el malvado".

Los Estúpidos:
"Nuestra vida está salpicada de ocasiones en que sufrimos pérdidas de dinero, tiempo, energía, apetito, tranquilidad y buen humor por culpa de las dudosas acciones de alguna absurda criatura a la que, en los momentos más impensables e inconvenientes, se le ocurre causarnos daños, frustraciones y dificultades, sin que ella vaya a ganar absolutamente nada con sus acciones.

Nadie sabe, entiende o puede explicar por qué esta absurda criatura hace lo que hace. En realidad no existe explicación -o mejor dicho- solo hay una explicación: la persona en cuestión es estúpida.

La mayoría de las personas estúpidas son fundamentalmente y firmemente estúpidas, en otras palabras, insisten con perseverancia en causar daños o pérdidas a otras personas sin obtener ninguna ganancia para sí, sea esto positivo o negativo. Pero aún hay más. Existen personas que con sus inverosímiles acciones, no solo causan daños a otras personas, sino también a sí mismos. Estas personas pertenecen al género de los superestúpidos."

Carlo M. Cipolla, "ALLEGRO MA NON TROPPO"
(Editorial Crítica tiene una edición de bolsillo por 9 euros)


·

dimarts, 17 de març de 2009

benito


idiota.

(Del lat. idiōta, y este del gr. ἰδιώτης).

1. adj. Que padece de idiocia. U. t. c. s.

2. adj. Engreído sin fundamento para ello. U. t. c. s.

3. adj. coloq. Tonto, corto de entendimiento.

4. adj. desus. Que carece de toda instrucción.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados


Me gustaría dedicarle también esta canción.


·

diumenge, 15 de març de 2009

¡La última ruptura en la distancia el peso excesivo!


¡La última ruptura en la distancia el peso excesivo!
Recomendado y mostrado en los Shows Oprah: Muy profundamente en los bosques de Brasil, recogen las frutas milagrosas, que le ayudan regular su peso excesivo fácilmente y y es seguro Pierdan 50 poounds (sic) en algunas semanas. ¿Asombroso? ¿Increíble? ¿Escéptico? ¡Esto no tiene el significado, porque ahora PODÉIS PROBARLO GRATIS!! ¡Aquí podéis testar el PRODUCTO MILAGROSO PARA la DESAPARICIÓN del PESO EXCESIVO ABSOLUTAMENTE SIN DINERO!


Acabo de recibir este anuncio. ¡Bellacos! ¿Cómo saben ellos que quiero regular mi peso excesivo? ¿Quién les ha contado que llevo meses intentando perder 50 poounds (sic) y no hay manera? ¡Canallas, desalmados, rufianes!

Además, lo admito: soy adicto al teletienda. Lo he comprado todo. El punpunsil, el super eslaiser, el colchón hinchable con altavoces, el AB eslimmer 2000, el pegamento para la dentadura. Todo. Cuando me llegó por correo el pumpunsil, llamé al tipo que salía por la tele y le dije: "¡Por fin! ya lo tengo, y ahora déjame tranquilo, déjame vivir en paz con mi conciencia y conmigo mismo."


Ilustración © Albert Buendía 2003 para Fripan

Para no ser tan negativo en este domingo soleado, les dejo un bello poema:

A falta de magdalenas
también me gustan los cruasanes.
Les chupo los cuernos.
Me pringo los dedos.
Y dejo para el final,
la parte del centro
que es lo más tierno.
(Jamás perderé los 50 poounds, lo sé)

·

diumenge, 8 de març de 2009

La carícia tèbia (*)

La pell,
la carícia tèbia,
l'alè quan dorm.
L'olor que queda en el llençol,
la veritat que cou.
La mirada,
el ulls,
i unes cames que arriben a la lluna.
Si no hi és, no soc.
Però la sento encara que no hi sigui.
És.
Som.
Les seves cames,
la lluna,
els ulls,
la mirada.
Sempre la mirada!

(*)La caricia tibia

La piel,
la caricia tibia,
su aliento cuando duerme.
El olor que queda en la sábana.
La verdad que escuece,
la mirada,
los ojos,
y unas piernas que llegan a la luna.
Si no está, no soy.
Pero la siento aunque no esté.
Es.
Somos.
Sus piernas.
La luna,
los ojos,
la mirada.
¡Siempre la mirada!

·

divendres, 6 de març de 2009

la precisión del demiurgo



Va más allá del círculo (cromático) y lo define con la precisión de un demiurgo. Los complementarios, los colores húmedos que tiñen el algodón, el azul cerúleo y el amarillo de la yema de un huevo; a veces se saturan en la penumbra de la conversación.
Le duele lo feo, lo mediocre, y sufre cuando la luz es fría, esa luz que lo ensucia todo con impertinencia. El vino, las palabras, no brindar jamás, ella, él, la soledad, la cerveza fuerte, los colores –otra vez los colores– huir de la insipidez y de los fluorescentes aunque sea lo último que hagamos.

El vino,
la cerveza fuerte,
las siestas largas.


·