dijous, 12 de maig de 2011

El ojo de la aguja

El sol cae a plomo sobre la espalda de Abdul pero aquí nadie suda. No se oye nada, no huele a nada. Me distraigo amontonando guijarros a la sombra de una acacia.
Al cabo de un rato aparece una caravana de 4x4 de esas que van a toda leche. Se dirigen a las dunas. Pasan de una a otra como si fueran montañas rusas rompiendo las aristas. Parece que los hayan soltado del manicomio o de la cárcel o del santiagobernabeu.


Si me sintiera libre de culpa les tiraría la primera piedra o les obligaría a pasar por el ojo de una aguja.

Al atardecer fotografío dromedarios.




dilluns, 9 de maig de 2011

La lenteja y la arena


La protuberancia que Karim tiene en la nariz es más grande que una lenteja pero más pequeña que un guisante. A punto de estallar y coronada por un topo negro, todas las miradas se desvían hacia esa zona escorada de su proa. Cuando me habla no le atiendo. Karim se sienta en el portaequipajes de la motocicleta quizás para estirar las piernas o porque imagina que monta en una choper. Va de una parte a otra sin sentido pues en una parte y otra no hay nada más que arena y cielo y a veces, una nube.

divendres, 6 de maig de 2011