dijous, 30 de setembre de 2010

Gran Concurso de Poesía



Concurso mundial de poemas monotemáticos sobre los gases nobles.

Premios a escoger:
Un pack de ungüentos de distintos sabores
Una sesión de aromaterapia
Una foto de un mechero
Un masaje tántrico podal
Una palangana
Una paella Paellador liofilizada
Un tinto

Bases: Cintia Sorín también puede participar.

dimecres, 29 de setembre de 2010

dimecres, 22 de setembre de 2010

Por fin



Mi amiga murciana muy murciana (casi tanto como La Desanchá) Lola Gracia, por fin ha publicado su libro de relatos "Tanto amor". Con gusto le hice unas pocas ilustraciones. Te deseo lo mejor Lola y que vendas 300 ediciones y que te hagas multimillonaria y que me puedas invitar a muchos gintónics y gintónicas.

dilluns, 20 de setembre de 2010

El estremecimiento de las mallas

Sus glúteos danzarines
aplastan con saña el sillín
de la bicicleta estática.
Ese culo que se desparrama
en un vaivén multicolor.


De frente,
aprisionadas,
bailan las ubres.

De mi poemario "Mano sudorosa"


dilluns, 13 de setembre de 2010

Talones de corcho

En el traqueteo del tren
la mujer me martillea con su cháchara soporífera.
Ella berrea con el telfonillo.
Yo sólo le miro los pies.

Los tiene anchos, chafados;
con unos dedos estrábicos que miran en distintas direcciones
y unas uñas opacas como cristales viejos.
Los talones agrietados por la intemperie y negruzcos por el descuido,
parecen un trozo de porexpán pegado entre la piel y los zapatos.
No estoy muy seguro de a qué huelen.
Quizá a serrín o a corcho o a madera carcomida.

Un poco más arriba los decora un brazalete –piezalete, dicen–.
El colofón supremo, la guinda que adereza el despropósito.

Pasan las estaciones y el martilleo no cesa.
"Pues yo le echo el Silibán y me las quita todas".
"Que lo que yo te diga, que le eches el Silibán".
Dice.

Por fin me bajo mareado por las visiones y la metralleta.
Me voy a comprar el Silibán.


De mi poemario Riñón y medio.


dijous, 9 de setembre de 2010

La espumilla

Lara Landrú, la perrilla de mi madre, parece una enorme morcilla con los ojos desorbitados. Yo le tengo cariño aunque sea obesa mórbida; es lo mismo que me pasa con mis tietas pero ellas no parecen morcillas con los ojillos inyectados en sangre.
El perro que recuerdo con más cariño es Pirri. Pirri era pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que se diría todo de algodón y también un poco mariquita. Era la inseparable mascota de una tía mía que falleció de unas fiebres tercianas en el 74. Pero a lo que iba, que me pierdo: anoche les contaba a mis tietas un documental de esos en que un antropólogo tiene que beberse a la fuerza la pócima que ha regurgitado la abuela desdentada india yurimagua. Y mientras les contaba la cara de "quién me ha mandado a mi venirme al Amazonas" que ponía el antropólogo, me acordé de que antiguamente las brujas que consumían Amanita muscaria, para no tener que pasar todas por los vómitos y diarreas que preceden a la fase alucinatoria, elegían a una para que se tragase las setas y pasara el mal rollo mientras las demás se le bebían los orines que contenían exclusivamente las propiedades triperas. Estaba con mis tietas conversando sobre tan amenos asuntos "que si la saliva de la abuela seguro que hace espumilla"; "que si eres un asqueroso, sobrino"; "que si yo el pipí no lo cato ni servido en en copa de plata"… cuando una de ellas me espetó que los orines sí los había probado. Me caí de la silla. Después del susto me contó que de pequeña tenía que vaciar a diario las bacinillas de sus siete hermanos y que una mañana fría de invierno tropezó por las escaleras y se tiró el contenido de una por la cara. "Bebí, te juro que bebí", me dijo; "yo prefiero la pócima de la abuela aunque tenga espumilla", añadió.

A mí si me dan a elegir no sabría decirles.

dijous, 2 de setembre de 2010

Le vuaiage

A pesar de las críticas, la animadversión y y la inquina manifiesta, he decidido re-emprender mi carrera de reputado cineasta amén de incomprendido.

dimecres, 1 de setembre de 2010

Poverina


Povera Zia Petrina.
Poverina.