dilluns, 14 de juliol de 2008

reflexiones desde Barquisimeto



Oda al pedante moderno

La erudición del pedante moderno es consecuencia de la consulta rápida y encubierta a Wikipedia. Disimula su burricie con el saber ajeno y conoce el mundo de prestado. El pedante moderno se hace pasar por entendido, es un sabio, incluso listo, conoce toda la música, ha visto todas las películas y habla con desparpajo de libros que jamás leerá.


El pedante moderno escribe tontopoesía como la que sigue (improviso):


crepitan las lágrimas
cayendo en el jade de tu espalda
no queda aliento
no hay esperanza
nuestras bocas se derretirán
en besos de herrumbre
como el susurro de la noche.

Y sigue:

bebo el olor de unos pasos
me ciño a tu vientre
y rompo las aguas sombrías que calan en la pesadumbre y en la rabia.
ese sonido viene del norte como la bruma espesa de tus sueños.

(¡toma y toma!)

El pedante moderno (esto ya no es poema) a veces incluso es calvo.


Bueno, ahora sí que me despido, hasta pronto. Supongo. Adiós.

diumenge, 13 de juliol de 2008

Me marcho a Barquisimeto


Os tendré presente en mis oraciones mientras intento transmutarme en el personaje de I. T. (leed comentario post anterior) quien ha tenido la cortesía de arrendármelo. No se imagina que me irá al pelo (sí, sí, al pelo).
Cuando vuelva, si todavía alguien tiene interés en estas humildes redacciones, os contaré la parábola del buen agrimensor y la historia del teólogo que después de 37 años de estudio se dio cuenta que era idiota; o la del desgraciado que fue apedreado por llevar chanclas y pantalones piratas y las gafas cual diadema.
Quizás os muestre algún dibujo de pescaditos o fotos de bichos o de flores.

¿Y de mariposas?
Claro.
Y de mariposas.