dilluns, 31 de març de 2008

La máquina de insultar


El tendero Liebermann vendía legumbres y salami Kosher hasta que inventó la máquina de insultar.
La buena gente de Leipzig hacía cola por la mañana con la lista de palabras malsonantes apuntadas en tarjetas amarillas. Así se ahorraban ensuciar sus bocas con increpaciones y no pocos enfrentamientos con los ultrajados.
En la máquina cabían improperios y denuestos pero también palabras feas como obsoleto o paellera. Cuando Helmut Liebermann activaba el mecanismo, la retahíla de injurias y vituperios llegaba a sus destinatarios puntualmente y además, precursora, almacenaba las palabras más feas no para que se guardaran, sino para que la gente las olvidara para siempre.
Nunca cobró un solo Schilling por su trabajo. Le pagaban en especies y en instrumentos musicales: pianos, un fliscorno, una tuba, un clarinete bajo y hasta unas maracas de carey. La máquina fue uno de los grandes inventos de aquel siglo prodigioso y sólo la llegada de la electricidad que trajo nuevas guisas a la costumbre de calumniar, consiguió que todos la olvidaran.
Una pena.
Eso creo.

Si alguna palabra considera que es especialmente odiosa, por favor, no se corte, dígamela.

Dedicado a la peor de las personas, por supuesto.

diumenge, 30 de març de 2008

El efecto mariposa


Si una mariposa bate sus alas en Sabadell, en Tokio les importa un carajo; y me temo que en Sabadell también.

Nikon D200 | 105 mm | iso 250 | f 3.5 | 1/250 seg | flash sb800
Entrada dedicada a la buena gente de Tokio y de Sabadell

dijous, 27 de març de 2008

El domador de búlgaros (carta)


Querida,
me gustan los circos pequeños y entrañables. Esos circos familiares donde todavía quedan domadores de gatos y serpientes y otros animales domésticos. Mi favorito es el Circo Marino, un minúsculo circo calabrés, mísero y desalmado. Marino tiene esclavizada a una familia búlgara. A la hija mayor, Giusi de 19 años la obligan a bañarse en una cubeta con pirañas y si intenta escapar la retienen a empujones. A su hermana Ana, de 16, le tiran serpientes y tarántulas haciendo las delicias del público.
He sabido que los padres están confinados en la cocina y recogen las cacas de los perros.
Marino les paga 100 euros al mes. Que tonto, yo no les pagaría nada.

(De una noticia del periódico)

La carta está publicada sin permiso
La ilustración está publicada sin el consentimiento del propietario.

dimarts, 25 de març de 2008

La tormenta del domingo


Por fin una tormenta. Oscura, húmeda, deliciosa y fresca.
Y un viejo almendro retorcido.
Que no escampe, al menos de momento.

dilluns, 24 de març de 2008

La primavera. Poema.

A mis familiares más próximos les he recitado algunos poemas.
Ahora me odian.

Tallarol


Tallarol de casquet | Curruca capirotada | Sylvia atricapilla
Nikon D200 | 300 mm 2.8 | 1/250 seg f/2.8 (poca luz) iso 360 | trípode, luz natural, hide


Prima de mi cuñado: ¿das de comer a los pájaros?
Mi cuñado:
Prima de mi cuñado: ¿y les pones comederos en el jardín?
Mi cuñado:
Prima de mi cuñado: ¡pero si se hacen caquitas y ensucian!

dimecres, 19 de març de 2008

El Haikú de la pescadille



Todo fluye
Todo gira
Cual pescadilla en la sartén

ña-ña-ñá

Ilustración "La pescadille que si mange la cú" Colección privada. Reproducida sin permiso del propietario.


(Felices vacaciones)
:)

Van las primeras



El final del invierno trae las orquídeas silvestres. La mayoría son minúsculas y escasas. Encontrarlas es un verdadero gozo. Éstas son las primeras: una Ophrys sphegodes y una Orchis tridentata. La tridentata la encontramos el Dr Frk y yo persiguiendo tortugas. Es curiosa su forma, parecen damas de otros tiempos con sombrero.
Aquí podéis ver algunas del año pasado.

dijous, 13 de març de 2008

La medina

Caña de bambú y tinta china sepia sobre papel.

La medina huele a cúrcuma y a cardamomo.
Sabe a griterío y a cierta alegría pero no mucha: la de los niños corriendo y riéndose del extranjero disfrazado de beduino.
Algunas mañanas suena a carne de cordero y a sandías abiertas en canal.
La luz del mediodía, despiadada, mancha la piel del paseante con motas de azulete y tiñe la ropa con el ocre de las paredes soleadas.
Su baile es el de las sábanas tendidas y su música la de los plateros y los cacharros apilados en el suelo.
¡Cal, almagre, jazmín y azafrán!
Y desde aquel portal sombrío intuyo una mirada oscura:
tu mirada furtiva y perfumada.

(Inspirado por Selma y su jaima)

lápices


Siguiendo los deberes que me (im)pone mi amigo el egregio Dr Frikosal, aquí os dejo estos lápices.

Si feu vacances, que les disfruteu. Una abraçada a tothom.

dijous, 6 de març de 2008

Palmera en el sueño


He soñado que dos hombres muy gordos se peleaban, era una pelea de niños que comenzaba en broma, iban muy abrigados pero mal vestidos, recuerdo las caras de odio y sus miradas.
El otro día un operario le clavó a otro el taladro en la ingle bromeando: "¡qué te taladro un huevo!", pero eso no es un sueño.
He soñado con dos donuts, los últimos de la cafetería que no me querían servir en un plato.
No me gusta pringarme los dedos.
Soñé con un hombre que leía el periódico en silencio y con poca luz y yo temía molestar.
Soñé con un apagón general y en la ciudad oscura sólo se veía una palmera.

También soñé contigo,
pero eso no lo contaré, al menos hoy.


Estoy ilustrando un libro de cuentos de una amiga pero tengo la mano acartonada.
La canción ya la subí hace tiempo pero me apetece volverla a poner.

dimarts, 4 de març de 2008

María (2)




Mi abuelo frecuentaba las tertulias del maestro Capella en la Ciutadella antigua del cambio de siglo. En esa mansión de paredes desconchadas por la tristeza, se reunían próceres locales y canónigos —"els canonges" decían en casa bajando la voz— para hablar de cuestiones de Dios y del Diablo y sobretodo, para dedicarse a su gran pasión: el espiritismo.
Fue maestro de música y zapatero de zapatos a medida; era además, el padre de María la citarense.
Imagino a María, una niña, asistiendo a escondidas a las sesiones de espanto en esa casa de colores sucios. Años más tarde cuando se quedó sola siendo una anciana de cuarenta años, mi abuelo la acogió y vivió con ellos el resto de su vida.
Mujer enigmática, se pasaba días encerrada en su habitación donde se la oía llorar y tocar la cítara lamentable. Nadie sabe porqué.
Cuando no lloraba cocinaba manjares de su isla con manos de arpista y aterrorizaba a mi madre con historias de aparecidos y conversaciones con los muertos que en otros tiempos habían espantado su niñez.

Las acuarelas son apuntes rápidos de Menorca. Podéis ver alguna más aquí y aquí. La fotografía es real, pertenece a Miquel Capella, mestre de música de Ciutadella de Menorca.

diumenge, 2 de març de 2008

Setas de marzo



A falta de aguas ahí van estas setas de marzo. Las he hecho esta mañana.

Micro relato

Una historia de amor (por internet):



El día que le envié mi foto, dejó de amarme.